Ataques Ransomware  

Foto: ticbeat.com

Por:  Camila Caína

La administración Biden enfrentó el domingo las implicaciones de un desafío repentino y grave de seguridad nacional a medida que los piratas cibernéticos que exigen rescates se dirigen a los elementos básicos de la vida estadounidense: alimentos, gas, agua, hospitales y transporte.

Los ataques, que han llevado al director del FBI a hacer comparaciones con el 11S, están apuntando a la infraestructura vulnerable del país mientras lucha por volver a la vida después de los confinamientos pandémicos y están poniendo a los civiles en la primera línea de un conflicto invisible que probablemente desafíe las soluciones rápidas para disminuir la amenaza.

Dejan al presidente Joe Biden, quien asumió el cargo en medio de múltiples crisis, con dilemas espinosos sobre cómo responder sin escalar una guerra cibernética internacional completa y exponerlo a una nueva vulnerabilidad política. Muchos de los ataques parecen ser obra de bandas criminales en suelo ruso, lo que aumenta la presión sobre la ya tensa cumbre del presidente, la próxima semana, con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante su primer viaje al extranjero

La secretaría de Energía, Jennifer Granholm, advirtió el domingo que «actores muy malignos» tenían a Estados Unidos en la mira después de los ataques a un oleoducto  , agencias gubernamentales, un sistema de agua de Florida, escuelas, instituciones de atención médica e, incluso la semana pasada, la industria cárnica y un servicio de ferri al millonario lugar de recreo Martha’s Vineyard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *