La yuca hecha plástico, un proyecto liderado por Jorge Medina, profesor asociado del Departamento de Ingeniería Mecánica.

Bolsas que se disuelven en el agua y no contaminan, al año se usan 500 mil millones de bolsas en el planeta, muchas de las cuales se disponen de manera incorrecta, incluyendo las que terminan en el mar.

Lograron producir bolsas compostables hidrosolubles que se disuelven en el agua en apenas unos segundos a partir de almidón de yuca y llevar el proyecto de la academia a la industria por medio de Ecobioplast.

Cada año los océanos reciben, aproximadamente, 8 millones de toneladas de residuos plásticos, desecho que para 2030 habrá crecido por encima de los 9 millones de toneladas anuales, debido a que el consumo sobrepasa la capacidad de manejo de los residuos. Estas cifras han provocado que hagan un llamado a los gobiernos, ciudadanos y a las industrias involucradas en la cadena del plástico para que adopten medidas que mitiguen el acelerado crecimiento de la contaminación

El proyecto Desarrollo de material plastificado a partir del almidón de yuca’ una empresa dedicada a la transformación de plásticos por termo formado para diferentes sectores en Colombia.Aunque se piensa que la gran mayoría de las iniciativas solo provienen de los altos gobiernos o las grandes compañías, existen proyectos que se vienen trabajando desde la academia y que surgen como emprendimientos con muy buenos resultados. En Colombia, un buen ejemplo de estas iniciativas es este proyecto que  fue remediar, en alguna medida, la contaminación que generaba la compañía durante su proceso productivo y obtener su propia materia prima biodegradable.

El proyecto, que lleva más de una década de investigación, ha logrado, a partir de este tipo de almidón, producir materias primas, películas y bolsas compostables hidrosolubles, es decir, que se disuelven en el agua en apenas unos segundos sin afectar negativamente las condiciones del medio.

Un avance muy importante teniendo en cuenta que, según la ONU, al año se usan 500 mil millones de bolsas en el planeta, muchas de las cuales se disponen de manera incorrecta, incluyendo las que terminan en el mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *