Tenciones en el Gobierno por disputas sobre el rumbo incierto de un país sumido en una crisis muy grave. El fallo en contra de la Corte. Divisiones en las alturas y crisis económica abonan el terreno para la lucha de clases.

Foto: Towla24

Por: Camila Caína  

El debate giraría no solo alrededor del cálculo electoral que implicaba la jugada, sino también respecto de cómo sería la experiencia en el poder de aquella álgebra original presentada en sociedad ese día, en la que la figura más fuerte de la coalición ocuparía el segundo lugar, la vicepresidencia.

Entre quienes intentaban por esos meses anticipar los contornos futuros de esa novedad histórica estuvo el politólogo Andrés Malamud, quien el día de la elección, como primer balance, señaló que “Macri gana en CABA y provincias centrales, Cristina en el conurbano. Alberto será un presidente sitiado”.

Las potencialidades del armado en tanto maquinaria electoral, tenían inscriptas asimismo en su génesis choques que más temprano que tarde traerían consigo elementos de inestabilidad política. La pandemia, adicionalmente, vino a complejizar un escenario que ya de por sí era crítico de entrada.

Entre quienes intentaban por esos meses anticipar los contornos futuros de esa novedad histórica estuvo el politólogo Andrés Malamud, quien el día de la elección, como primer balance, señaló que “Macri gana en CABA y provincias centrales, Cristina en el conurbano. Alberto será un presidente sitiado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *