La vida de los animales en un entorno urbano los fuerza a ser “más agresivos y a perder el miedo”, según estudio.

 

La Universidad de Lund, Suecia, ha publicado un trabajo en colaboración con centros como el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, en donde se evidencia que, el estrés en las ciudades ha modificado los genes de los pájaros.

Su genoma se ha adaptado a la contaminación acústica y atmosférica, la contaminación lumínica en durante la noche y a la proximidad con las personas. Según el investigador, este estudio es el más importante y ambicioso sobre cómo los entornos urbanos afectan al genoma y, por tanto, al material genético de los animales que viven en ellos.

Los científicos extrajeron muestras de sangre de las aves y su opinión fue, “Hemos analizado más de medio millón de genes repartidos por todo el genoma, y hemos encontrado unos cuantos que han cambiado claramente en respuesta al medio urbano”, ha resumido Caroline Isaksson, investigadora jefa del estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *