Biden, presidente de Estados Unidos.

Foto: Revistafal.com

Por: Lorena Castañeda

Joe Biden en su primera gira internacional como presidente de EE. UU, busca marcar claras diferencias con su antecesor. Las cumbres en suelo europeo establecen el reinicio de la alianza transatlántica, entre Europa y Estados Unidos.

Europa y EE.UU afianzan estrategias y posturas comunes frente a China o Rusia. Después del mandamiento de Donald Trump para la política exterior de su país y las consecuencias que eso ha traído aparejadas, es esencial que ante el autoritarismo del régimen chino y ante esa forma de hacer política, entre brusca y amenazante, del presidente ruso, se realicen todos los esfuerzos necesarios para que las democracias occidentales tengan presencia e importancia en el mundo entero.

Biden y los líderes europeos saben que resulta imprescindible cambiar la política que marca su relación con China y Rusia. Han ganado unas posiciones que resultan peligrosas y se debe enmendar la situación. Por ejemplo, el poderío económico que ha alcanzado China durante estos meses de pandemia resulta alarmante ya que pone en riesgo las economías locales de decenas de países.

La llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca ha mejorado sustancialmente la imagen de Estados Unidos en el exterior, según un sondeo que tantea las opiniones de personas de 16 países, entre ellos España, y que dan cuenta de una mayor confianza hacia la actual administración.

El gobierno Biden-Kamala Harris tiene por delante 4 años clave para volver a poner sobre los rieles a Estados Unidos en el plano internacional y recuperar el terreno cedido. En definitiva, es una importante lista de grandes retos que no pueden esperar a ser abordados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *